Domingo, noviembre 18

‘Manolo’ Cruz, a la aventura de llegar a la Patagonia desde Campeche, en moto

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

A sus 65 años ha decidido emprender el viaje

Hubert Carrera Palí
Foto: Mario Osorio
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Martes 18 de septiembre, 2018

La edad nunca debe de ser sinónimo de cansancio, incapacidad, fatiga o desaliento, producto del peso de los años. El tiempo es un factor circunstancial que nada tiene que ver con las motivaciones, los deseos, los propósitos y las metas.

Dice más o menos un viejo adagio que la vejez no es precisamente el ocaso de la vida, cuando el corazón y la mente irradian juventud y fuerza, y sobre todo cuando hay deseos de seguir descubriendo caminos y brechas, sin importar obstáculos o abrojos.

Del dicho al hecho hay mucho trecho, dice otra conseja. La clave está, sin duda, en atreverse a tomar un desafío y ésta es precisamente la historia que vive Manuel Cruz Bernés, quien a sus 65 años ha decidido emprender la aventura más audaz y emocionante de su vida.

Conocido en el ambiente periodístico campechano, en el cual se ha desempeñado profesionalmente por más de 40 años, Manolo es un individuo amable, de carácter dicharachero, trovador y bohemio hasta las cachas; excelente jugador de basquetbol, defensa impasable en su equipo de futbol, director, productor y conductor de su propio programa televisivo, El Abarrote, que pasa de lunes a viernes de 7 a 9 horas a través de Telemar.

Manolo se jubiló recientemente, luego de desempeñarse como director del Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Campeche. Antes fue director del Sistema de Televisión y Radio de Campeche TRC Canal 4, donde trabajó más de 25 años, y fue reportero del extinto periódico El Nacional.

La dimensión de los sueños de Manuel Cruz explica su enorme estatura; es padre de tres hijos: Manuel El Cachorro, Gina y Ricardo. Es originario de Acapulco pero desde muy joven adoptó a Campeche como su tierra.

La aventura, parte de su yo

“Tal vez si no me hubiera jubilado, atraído los recuerdos de mi adolescencia, imitar a hacer lo que pocos se atreven, e inspirarme en historias como Diarios de motocicleta, de Ernesto CheGuevara de la Serna, o conocer personalmente a trotamundos de las motocicletas de la talla de Esteban Corrosino, hoy estuviera concentrado únicamente produciendo mi programa diario de televisión y cuidar a mi adoración, mi nieta”, narra a La Jornada Maya.

Sin embargo, lo primero que le viene a la memoria es el recuerdo de su adolescencia: “Ya desde los 16 años empecé a andar en moto, pero a los 20, por una situación de carácter económico, la tuve que vender y desde entonces jamás volví a montarme en una, hasta hace tres años”, abunda.

Es a partir de ese momento que la pasión y la injundia -palabra que repite constantemente- renacen en él, por lo que no duda en retomar esa parte de su vida que creyó encapsulada en el olvido y que hoy lo ha convertido en un fanático de las motos y formar parte del club Piratas, que le ha permitido relacionarse con otros que como él, a bordo de sus máquinas de acero, realizan continuas travesías descubriendo siempre algo nuevo.

“Es divertirse, sentir la emoción de la velocidad, conocer nuevos lugares y sobre todo nuevos amigos que gustan de este pasatiempo en todo el país, pero además, en lo particular, me sirve para enriquecer a menudo mis programas de televisión”, comenta.

Sin embargo, hoy la travesía a bordo de su recién arreglada BMW 1200 Adventure va más allá que llegar a algún punto del estado o del país. Hoy su mente y su meta están en la Patagonia.

Rumbo a la Argentina

Desde hace ya algunos meses Manolo no ha dejado de insistir en que éste es su mayor reto y para enfrentarlo se ha preparado adecuadamente con su motocicleta, adquirió de oportunidad en Cancún y que hoy ha dejado lista para recorrer entre 25 mil y 30 mil kilómetros y cambiar cuando menos en tres ocasiones de llantas; según nos dice mientras nos enseña un borrador del itinerario que iniciará el próximo 22 de septiembre desde esta capital campechana hasta las pampas.

Su travesía lo llevará inicialmente por toda la carretera Panamericana, hasta llegar a Panamá; donde tendrá que hacer un ajuste con su máquina para realizar un transbordo por mar y de ahí pasar a Colombia, Perú, Brasil, Bolivia, Paraguay, Chile y finalmente Argentina.

Y aunque todavía no calcula bien las semanas que le tardará llevar a cabo éste intrépido y desafiante viaje, Manolo se ha trazado también como objetivo principal transmitir diariamente en vivo desde el lugar de los hechos El Abarrote y luego de cumplir su principal objetivo tomará la ruta de retorno que usó el Che Guevara para recorrer América del Sur.

Sin apoyo de la IP

Manuel hará realidad su deseo contando únicamente con el apoyo que le brindarán familias de motociclistas con quienes ha hecho contacto a lo largo de lo que será su largo trayecto para dormir y consumir alimentos, “pues hasta hoy nadie de la iniciativa privada ha levantado la mano para poner un centavito”, asegura.

Sin embargo esto no es impedimento alguno para truncar su sueño, que se llama aventura y libertad, y aunque los años no pasan en vano, Manolo está seguro de cumplir con ésta y muchas hazañas más que le depara todavía el destino, porque tiene un corazón robusto y el pensamiento de esa juventud eterna que sólo quedó como barco a la deriva por muchos años y que hoy regresa al océano para toparse una vez más con el vaivén de las olas y el soplar del viento. Eso sí, con timón y un rumbo firme. ¡Buen viaje, Manolo!

Share.