sábado, mayo 11

Encoge de modo irreversible la rentabilidad hotelera del Caribe

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Las grandes cadenas hoteleras afrontan un escenario de caída de rentabilidad inevitable en el Caribe mexicano, por una conjunción de varios fenómenos como la imparable nueva oferta de camas que crece por encima de la demanda, lo que está llevando a una bajada de precios en un contexto en el además suben los impuestos, como recoge esta sección Fin de semana de análisis en REPORTUR

La sobreoferta que está dándose en las playas del Caribe mexicano no solo se debe a los nuevos desarrollos hoteleros, sino también al crecimiento que en el destino han tenido el alojamiento particular que se comercializa en portales como Airbnb, que quedan excluidos de los impuestos que abonan la oferta reglada.

La mayoría de grandes cadenas hoteleras extranjeras que operan en el Caribe mexicano, asociadas en Inverotel que agrupa a españolas y a AMResorts, reconocieron una caída del 10 por ciento en la ocupación en 2018 por culpa de Airbnb y de otras plataformas de renta vacacional (Hoteleros dicen estar “alarmados” por la gran caída de la ocupación en Cancún y Riviera Maya).

“A los hoteles no están llegando más turistas y a las rentas vacacionales sí, y eso por eso que solicito que hagamos un esfuerzo para que se regulen y cumplan los mismos requisitos que cumplimos los hoteleros. Esa es nuestra observación o nuestro parecer, no estamos en contra de rentas, pero pedimos la misma regulación”, dijo Ramón Roselló, titular de Inverotel.

Por esta coyuntura de nueva oferta con más hoteles y ralentización del crecimiento en la demanda, las grandes cadenas decidieron bajar las tarifas para mantener la ocupación en sus hoteles de Quintana Roo, tanto de Cancún como de Riviera Maya, como revelaron fuentes hoteleras a REPORTUR.mx.

Los hoteleros del mayor destino latinoamericano trabajan en las últimas semanas y en las próximas con una leve bajada de la tarifa de entre uno y cinco dólares por debajo del año pasado por las mismas fechas, lo que les está permitiendo mantener los niveles de ocupación similares comparado con un idéntico periodo de hace un año.

Además, las aerolíneas están cancelando rutas directas a destinos de playa que provenían de ciudades secundarias como Filadelfia, Phoenix, Detroit y San Luis Misuri y ahora conectan desde sus hubs como Chicago, Dallas, Houston, Los Angeles, Nueva York o Miami, de un modo que la capacidad aérea del principal mercado para México acentúa su disminución.

POLÍTICA. A todo ello se une que en la zona se han implantado nuevos impuestos como la ecotasa que se espera que entre en funcionamiento este junio, tras lograr los hoteleros retrasar su comienzo aunque no impedirlo, pese al impacto negativo que está demostrando tener en otros grandes destinos como en Baleares.

En el Sector también se ha demostrado preocupación por el cierre del organismo de promoción turística, denominado CPTM, cuyas labores se planea que pasen a ser asumidas por las embajadas mexicanas, en una medida destinada a fomentar el ahorro en el nuevo gobierno desde diciembre que preside Andrés Manuel López Obrador.

Otras dos decisiones del recién proclamado líder del país que han generado rechazo en la mayoría de la industria turística son la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México en Texcoco tras más de tres años de obras, y el arranque de la construcción del Tren Maya con fondos que antes se usaban para financiar la promoción turística.

Así, las grandes cadenas españolas, que durante años sacaron de sus inversiones en México el grueso de su rentabilidad, afrontan ahora un nuevo escenario difícilmente reversible de menores márgenes en el destino por una conjunción de factores que no harán sino crecer antes que reducirse.

Playa Mujeres concentra la nueva oferta hotelera

Meliá se une al ‘boom’ que está viviendo Playa Mujeres, junto a otras cadenas como H10, de José Espelt, con un resort que contará con 599 habitaciones. Especialmente, los nuevos desarrollos se están concentrando en la parte continental conocida como Costa Mujeres, con proyectos como el Hotel Palace Costa Mujeres, de 670 habitaciones, o el de Playa Mujeres, donde la cadena Excellence tiene ya dos hoteles que suman más de 1,000 habitaciones. También en esa zona se prevé un tercer hotel que será operado por AMResorts, de Apple Leisure Group, así como un complejo a las afueras denominado La Herradura, que ya cuenta con 800 cuartos. En esa zona, actualmente opera el hotel la Amada Residences de 120 cuartos, una marina con 174 posiciones y un campo de golf.

También, como reveló REPORTUR.mx, Catalonia, propiedad de la familia Vallet, informó que iniciará el próximo año la construcción de un resort de 5 estrellas All Included en Costa Mujeres, a unos 7 kilómetros de la ciudad mexicana de Cancún. Otra de las cadenas en desembarcar en esa zona es el Grupo Batle, que llegará al Caribe mexicano en Costa Mujeres, donde adquirieron dos predios en los que desarrollarán dos hoteles que los pondrán en el mapa en México después de gestionar con mucho éxito dos hoteles Majestic en República Dominicana.  Riu, Palladium, y la canadiense Sunwing son otras de las que tienen proyectos para ocupar la mayoría de los 14 lotes hoteleros de la Costa Mujeres. La zona continental de Isla Mujeres es el siguiente polo de desarrollo hotelero de Quintana Roo, acercándose a Cancún por su número de habitaciones, que en conjunto sumarán 27,000 cuartos que se detonarán a lo largo de los próximos 15 años.

https://www.reportur.com/mexico/2019/02/16/encoge-modo-irreversible-la-rentabilidad-hotelera-del-caribe/

Share.