Martes, noviembre 20

En órbita. Cancún: logros y retos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Debido a su peso demográfico, político y económico lo que suceda en el municipio Benito Juárez define a Quintana Roo en gran medida. Por eso acapara desde siempre todas las miradas, tal como ocurrió el viernes pasado por el informe de labores, el segundo y último de Remberto Estrada Barba.

Para analizarlo se parte de la siguiente premisa: Cancún es de contrastes; una realidad innegable para propios y extraños. En su discurso con motivo de su segundo y último informe, el presidente Remberto Estrada Barba lo planteó así: “No podíamos aceptar que coexistieran dos realidades tan distintas”.

Benito Juárez se transforma constantemente debido a múltiples factores, internos y externos. Durante años ningún municipio del país -y probablemente del continente- creció con dos dígitos en población, turismo, economía… y delincuencia. En 24 meses de gestión se constató.

Y en esa línea, vale exponer esas dos realidades. Por un lado, el plan de obra pública más grande de toda su historia, sin endeudamiento; por el otro, la inseguridad, que obliga a dar respuestas en diversos frentes. Los avances y la problemática, convertida en un duro desafío.

En obra, fue necesaria una intervención más allá de lo cosmético. Con recursos históricos se pavimentó más de 400 mil metros cuadrados y se construyeron 569 pozos de absorción, 12 domos, 10 canchas de pasto sintético y 119 gimnasios al aire libre. Con esa disciplina se ha podido cambiar cerca de 50 mil lámparas por tecnología LED que emiten 50% más de luminosidad e implican un ahorro del 60%.

En 2016 era uno de los municipios más endeudados del país. Hoy la viabilidad financiera está recuperada y se disminuyó la deuda heredada. La administración 2016-2018 restableció la calificación, lo que no se había conseguido hace 14 años.

En relación a la inseguridad, el presidente reconoció: “Cancún es víctima de la delincuencia (…) Nunca hemos minimizado los hechos (…) Hay una disputa entre criminales y un problema de violencia que decidimos enfrentar de manera coordinada todos los gobiernos”.

Pese a todo hay tres avances: las 100 patrullas arrendadas al principio (motivo de polémica) serán donadas al municipio, sin cargo, para que Mara Lezama no encuentre ese mismo problema. Además, en el municipio se instalará el C5, un centro de última tecnología para combatir con inteligencia y precisión las actividades criminales. También, se ha perfeccionado la aportación de la sociedad, los académicos y los empresarios en la Mesa de Seguridad.

Todo lo anterior es parte de lo que se hace en un marco más sólido, más potente, contra el principal reto de la ciudad y de todo Quintan Roo.

La prueba de esa coordinación fue la asistencia de líderes de colegios de profesionistas, de cámaras industriales y de organismos empresariales; también de políticos y servidores públicos de los tres niveles, una cortesía no lograda por otros gobiernos en su despedida.

Muchos de los presentes confirmaron antes del inicio del proceso electoral pasado lo que Estrada Barba sostuvo el viernes: “No trabajé por colores de partidos o por ideologías”. Y en ello, posiblemente, redunda uno de sus principales logros.

AVANZA PUERTO MORELOS

Otro municipio que concita la atención es Puerto Morelos, vecino inmediato de Benito Juárez, con un gobierno de oposición y, por ser el de más reciente creación, permanecer bajo escrutinio público con mayor notoriedad.

Antes, valga un antecedente para el contexto: Fernández llegó en inéditas circunstancias políticas para el estado, no solo porque iniciaba una etapa de alternancia en un entorno de mayor pluralidad, sino porque también era la primera vez que las mujeres accedían a cargos de elección popular con nuevas reglas, las cuales fomentan la participación.

Así pues, el informe de este año se dio también en un contexto atípico, porque al ser reelecta en la pasada elección del 1 de julio, el discurso del viernes no fue una despedida, como el de la mayoría en el estado.

Y al no ser una despedida, no hubo matices, pretextos ni justificaciones. Hubo, eso sí, un relanzamiento, debido al nuevo mapa político-electoral, el cual obliga a consensos diversos, inclusive más allá de Quintana Roo.

Laura Fernández no deja para otros, sino que avanza. ¿En qué? Van algunos datos que llaman la atención:

En dos años fueron invertidos más de 173 millones de pesos en obra pública. Por lo tanto, es el municipio con más inversión per cápita; es decir, es el que más invierte en cada uno de sus habitantes.

Es una Comuna sin deuda. El crédito por 20 millones de pesos que se anunció hace aproximadamente un año, para las obras en el casco antiguo, fue liquidado hace tres meses.

Es decir, se logró la mayor obra pública y con finanzas sanas.

A ello se suma el acuerdo reciente con el Seguro Social, cuya delegación recae en Flavio Carlos Rosado, para que los trabajadores del Ayuntamiento tengan cubierta su atención médica, un logro que a otros les llevó varios años conquistar.

O la promoción turística sin parangón de esta joya, que hoy brilla por méritos propios en ferias nacionales e internacionales.

En todos los ámbitos hay progreso y están a la vista.

En definitiva, ni el viernes, ni el 30 próximo, es el fin; sino un nuevo comienzo, más firme y con mejores expectativas para los portomorelenses, quienes dieron el espaldarazo en las urnas a esta administración.

Lo enfatizó ella: “En estos dos años nos propusimos cambiar el rostro de una comunidad que durante décadas estuvo en el olvido, que desde hacía tiempo reclamaba el derecho al autogobierno, el derecho a trazar su propia ruta hacia el éxito y el derecho a formar parte de los municipios protagonistas de México”. Antes, recordó con pesar, se le llamaba “Muerto Morelos”. ¿Logró su propósito? A juzgar por las estadísticas, todo indica que sí.

https://www.sdpnoticias.com/nacional/2018/09/17/en-orbita-cancun-logros-y-retos

Share.